lunes, 25 de junio de 2007

Cosas que nunca te he dicho!!!

Este fin de semana de relax que he tenido después de terminar la carrera me ha servido para descubrir a un grupo valenciano: Índigo. No he dejado de escuchar el disco ni un momento y en cada escucha encuentro un matiz nuevo, algo que me engancha, algo que hace que mi dedo vuelva a presionar el "play".
"Cosas que nunca te he dicho" está repleto de preciosas y refrescantes canciones pop que hacen que el que escucha se sienta vivo.

A continuación os dejo lo que Jesús Sáez escribió de ellos para la hoja de promoción del disco:

Malos tiempos para la lírica. En un panorama musical donde impera lo mimético, y donde vamos perdiendo lo poco que aprendimos de la explosión indie (las cosas hechas con mimo, con personalidad, con intención), abanderar la honestidad y el mimo como fines musicales es una auténtica actitud punk. Y un pecado imperdonable.

Después de unos cuantos meses haciendo resonar su nombre con unas cuantas maquetas que encontraron importante eco en medios como el Proyecto Demo, organizado por el FIB y Radio 3, y en otros importantes programas de esa casa, como Disco Grande o Diario Pop, ha llegado el momento del largo para los valencianos Índigo.

Un disco de debut que tiene un punto de osadía. Y es que esa perfección en la producción (grabado junto a Dani Cardona, en los estudios valencianos Estudio 54), esos arreglos cuidados hasta el mínimo detalle, no son propios de un grupo que se lanza al vacío de la industria discográfica. Pero lo más sobresaliente de este disco es la manera en la que se apropia y regurgita, recicla y homenajea, referentes básicos y tremendamente importantes en la historia de la música pop hecha en este país. Porque no puedo dejar de acordarme del Sr. Sommer y La Buena Vida cuando veo al capitán Furillo de Canción Triste de Hill Street en la canción que abre el disco, de Jeanette cuando oigo a Vanessa cantar, doblándose su propia voz, de Vainica Doble cuando escucho letras y melodías como la de “Yoko Ono”... todo ello bajo la constante sensación de algo que no tiene ni trampa ni cartón, que ofrece sus aristas y sus curvas, azúcar y sal, que entrega su faceta más optimista y alegre en singles potenciales como “Dos tristes tigres” o “Eclipse 3105”, y la más melancólica en la apertura de “Échale la culpa a Hill” o esa emocionante lágrima registrada en soporte sonoro que es “Visión túnel”.

De algún modo, la elegancia con la que está concebido el disco, su sobriedad, su dolorida inocencia, su brillo propio, me hace pensar que probablemente, “Cosas que nunca te he dicho” estará pronto en boca y oído de esos amantes del pop atemporal. Será que los nueve meses que el disco ha permanecido macerándose en un cajón esperando el momento del descorche le ha dado ese toque maderizado, empireumático, aterciopelado y meloso. Y es que queda tanto por decir...

Jesus Sáez

Jesús Sáez, es músico de POLAR y crítico musical de publicaciones como GoMag, Mondosonoro o Las Provincias