miércoles, 1 de abril de 2015

Primeros pasos en el trabajo cooperativo, nos organizamos.

En un artículo anterior que podéis ver aquí comencé a explicar que durante este curso estoy haciendo un mayor hincapié en el trabajo en equipo o trabajo cooperativo. Creo que es muy necesario ya que tanto en la sociedad como en la escuela el individualismo y la competición están a la orden del día, por eso, mi idea es ir cambiando mi metodología poco a poco a favor del cooperativismo.
Este año en las clases de tercero he utilizado el acrosport para  iniciar al alumnado en dicha metodología cooperativa y en las clases de cuarto, que ya tienen algo de idea de que es trabajar en equipo, he utilizado el mimo como pretexto para profundizar algo más y que sean más conscientes de dicho trabajo.

Antes de comenzar a trabajar en equipo necesitamos organizarnos bien para tener éxito,  los primeros pasos en el trabajo cooperativo deben ir encaminados en este sentido. En las primeras sesiones de la unidad realizamos las siguientes acciones para organizarnos:

-Organizar grupos estables para todo el tiempo que durase la unidad didáctica, que ha resultado ser todo el trimestre. Para formar los equipos y que estos fueran heterogéneos primero había que distribuir a los estudiantes de cada grupo clase en tres subgrupos: 

1. Los más capaces de proporcionar ayuda.
2. Los más necesitados de ayuda.
3. El resto de estudiantes del grupo.

Después se distribuyen en cada grupo un estudiante del subgrupo 1, un estudiante del subgrupo 2 y dos estudiantes del subgrupo 3, teniendo en cuenta afinidades y relaciones entre los estudiantes. De esta manera tendremos al grupo clase dividido en grupos heterogéneos de cuatro componentes. 

Esta primera tarea la hice yo y no hubo ninguna pega por parte del alumnado, estuvieron muy de acuerdo con los grupos resultantes.

-Crear entre todos unas normas de funcionamiento interno de los grupos. Para que funcionen los grupos es necesario que existan unas normas dentro del grupo que cada componente debe respetar por el bien común, tanto de su equipo como del grupo clase. Para agilizar y no perder mucho tiempo, yo propuse algunas normas para trabajar en equipo y les di la oportunidad de quitar o añadir alguna propuesta por ellos, de forma que las hicieran suyas y se comprometieran a respetarlas y a hacerlas respetar. Algunas de estas normas pueden ser:
-Compartirlo todo.
-Ayudar a los compañeros.
-Aceptar las decisiones de la mayoría.
-Respetar el turno de palabra.
-Participar en todas las actividades y trabajos del grupo.

-Roles del alumnado, clarificar las funciones o tareas que debe realizar cada alumno dentro del grupo. La propuesta fue de cuatro roles que deberían desempeñar todos los estudiantes: portavoz, coordinador, secretario y supervisor. Cada semana cambiaríamos de rol, es decir, cada estudiante desempeñaría sus funciones durante dos sesiones y luego cambiaría de rol. Para explicar los diferentes roles y funciones les hice una pequeña presentación que les gustó mucho y que dejo más abajo.

Así comenzamos un largo trimestre con el objetivo principal de aprender a trabajar en equipo, un gran desafío que tendríamos que superar JUNTOS. Continuará...