martes, 6 de febrero de 2007

¿Qué es necesario recordar?


Es necesario hacer memoria y recordar que el sistema educativo español al principio de los años treinta se encontraba en un estado lamentable. La Iglesia tenía más poder que el propio Estado en la enseñanza. Había una gran discriminación entre quienes podían estudiar bachillerato y los que no tenían ninguna oportunidad al terminar la educación primaria.
Es necesario recordar que la Segunda República nació con un programa de reforma global del sistema educativo que incluía la construcción de escuelas, un incremento del número de maestros, la dignificación de estos a través de un aumento importante de los sueldos, el establecimiento de un sistema unitario de tres ciclos, el fomento de una pedagogía activa y participativa, el fomento de la coeducación, una concepción laica de la enseñanza, etc. Entre ellas está la creación del Instituto Obrero, una iniciativa popular dirigida a jóvenes obreros que no tenían posibilidades económicas para seguir estudiando y que era gratuita además de coeducativa, intergeneracional y laica. Seguramente de haber continuado la República, sin el franquismo por medio, habría llevado a nuestro país a estar entre los más desarrollados de Europa, e incluso del mundo.

Es necesario recordar que el levantamiento de 1936 y los asesinatos que llegaron después durante el franquismo, tuvieron como trasfondo una campaña sistemática de erradicación de la política educativa y cultural de la República. Se ejecutaron alrededor de 250 maestros, se cerraron 54 institutos públicos, un 25% de los maestros sufrieron algún tipo de represión y un 10% fueron inhabilitados de por vida.

Es necesario recordar todo esto porque ahora parece que algunas personas, por llamarlas de alguna manera, nos quieren hacer creer que las víctimas fueron los verdugos y viceversa, y no podemos dejar que este pensamiento pueda calar en las generaciones venideras porque sería una tremenda injusticia para todos y sobretodo para los maestros republicanos que lucharon con entusiasmo para que la gente humilde tuviera acceso a la cultura y a la libertad.

Es necesario recordar, como dice Beltrán, que la utopía no es algo imposible, debemos pensar que el mundo puede ser mejor y que nosotros podemos hacer cosas para que así sea. Como maestros tenemos la responsabilidad, en primer lugar, de luchar por una escuela pública que llegue a ser con todas sus consecuencias como decían los supuestos republicanos: laica, gratuita e igualitaria. En segundo lugar, debemos mantener la llamada memoria histórica para evitar que algunos que intentan falsearla lo consigan. Por último, debemos transmitir a nuestros alumnos esta idea de que el mundo puede ser mejor y que ellos deben ser los protagonistas, ellos son los que tienen que actuar y conseguir el cambio. Para que lo consigan, debemos educarlos con una conciencia crítica y reflexiva que les permita filtrar toda la información que reciben, analizarla, llegar a sus propias conclusiones y ser ciudadanos activos y participativos.

pd: Imprescindible el libro de Maria Antonia Iglesias "Los Maestros de la República".

LCB: Quedan 18 días... aaaaaaaaah y un grupete nuevo que he descubierto por ahí.

3 comentarios:

David dijo...

Totalmente deacuerdo. Recomiendo otro libro que es una pasada, trata sobre el mismo tema; "Historia de una maestra" de Josefina R. Aldecoa. Está en edición de bolsillo y la verdad es que es muy ameno y revelador.

Tengo pensado comprarme el de "maestros de la republica" y ya comentaremos cositas.

Viva la republica.... me has oido juanca?

salva dijo...

yo tb leí el año pasado "Historia de una maestra" y me pareció buenísimo y ameno,digamos que cuenta como trabajaban los maestros de la república, sin embargo, el de "Maestros de la República" es mucho más triste pq cuenta como fueron asesinados algunos de estos maestros, y como son recordados por familiares y antiguos alumnos.
De todas formas creo que es bueno y necesario que los leamos y que recordemos lo que pasó.
Vivaaaaaaaaa!!

Jaume dijo...

Totalmente de acuerdo con lo que comentas en el post. Excelente último párrafo.

Salut, pau i REPÚBLICA.